domingo, 1 de abril de 2012

Una noche de verano.

Descubrí mis temores ocultos,
entre los amores perdídos,
embriagados de una noche de verano.

Al calor de la luna,
llenos del fragor de una batalla,
que hundidos entre las dunas 
de una playa de barcas.

Desatan la pasión,
como sín saberlo,
desatan la locura de los
amores susurrados, hundidos en el olvido de una noche de verano.